sábado, 22 de agosto de 2009

ELECTRICIDAD DE MI VIDA, QUE NO TE PUEDO ENCONTRAR

Hoy a la mañana me levanté y descubrí que no tenía luz. Una parte de mi cerebro lo registró y lo entendió. Se ve que la otra parte es más lenta, estaba dormida… no sé… quizá es más terca. Por alguna razón, cuando se corta la luz me comporto pretty much como Homero Simpson, poniendo la mano donde le da corriente ininterrumpidamente, y haciendo “ugh” cada vez. Explico:
* Entré al baño y quise prender la luz
* Abrí la heladera unas 5 veces, sorprendiendome cada vez al ver que no se encendía la lamparita.
* Mientras desayunaba pensaba: podría poner música… ah no… podría ver la temperatura… ah no… podría ver mis mails… ah no… y así sucesivamente, con cada mate.

Sí, me sorprende día a día lo profundo de mi faceta imbecil. Me voy a postear esto… ah no…

8 comentarios:

vicolandia dijo...

jajajajajjaa!!! Me pasa lo mismooooooo!!! Es increíble como nos acostumbramos a la electricidad.

Lula dijo...

y siempre se nos ocurren cosas para hacer que casualmente necesitan electricidad!! Nunca un baño de inmersion, un mate en el patio, un me pongo a coser jajjajajja

Nefertiti dijo...

me encantó el "me pongo a coser" juaaaaaaa Utilísima al rescate

Anónimo dijo...

depende!! y si te queres poner a coser con la máquina?? epaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Nefertiti dijo...

definitivamente estás hablando con la persona equivocada..... a vos te parece que una máquina de coser y yo pueden llegar a ser compatibles?!?!?!?

Anónimo dijo...

nooooooooooooo, pero ojo que coser no siempre es a mano eh!! hay otros horizontes, aunque nosotras los ignoremos!! jajaja Luli

Vicky dijo...

Una tarde llegué de trabajr y no había luz...pero en mi casa ya estaba mi marido...adivinen que hicimos?

Sister dijo...

Trataron de arreglarla? mmmhhh ... me doy