domingo, 9 de diciembre de 2012

DEBACLE


Venía bien, venía entusiasmada con mi vida. Las cosas se iban encarrilando. La empresa de a poco empezaba a tomar color de negocio, algo de compañía masculina me ponía de nuevo en carrera y el año deportivo terminaba con una gran y emotiva zafada de un descenso. Casi perfecto. El stress quedaba en el pasado… se venían días tranquilos.

Sin embargo, sabemos que la calma precede siempre a la tempestad… literalmente. Y tempestad fue… Al grito de “va a estar bueno Buenos Aires”, el jueves por la tarde fui testigo impotente de la caída estrepitosa de mi pseudo tranquilidad.

Se desataba el diluvio, y la debajo firmante, precavida y organizada, salió de su oficina para correr el auto de Blanco Encalada. Pero se ve que mis neuronas rubias no llegaron a gritar en mi cabeza “ándate a tu casa”. No señor. Workaholic como soy, moví el auto unas cuadras y me volví a trabajar. ¿Qué necesidad digo yo ahora? ¿Por qué carajo no puse primera y salí de Belgrano? Media hora más tarde, ya no había nada que hacer. Con el agua por la rodilla, observé paralizada como mi auto se inundaba sin remedio. Al borde de la crisis de nervios, veía pasar autos navegando por la esquina.

Una vez que bajó el agua, esperé ilusa que llegara la grúa. Alrededor de las 10 de la noche, viendo que no tenía ningún sentido esperar un milagro, agotada, empapada, cabisbunda y meditabaja me tomé un taxi a casa. Y por supuesto, ahí no había luz.

El viernes no fue mejor. La grúa llegó recién a las cuatro de la tarde, y llegué al taller casi con la cortina bajando en mis narices. Vi caras de horror al ver bajar mi auto, vomitando agua por todos lados. Un empleado con aspiraciones de cómico me lanza “te faltan los pececitos”. Lo fulminé con la mirada. No era momento para probar mi escasa tolerancia. Otro empleado me comenta: “¿ves ese auto de allá? Está ahí desde la inundación pasada”. Gracias… no era la clase de información que necesitaba recibir en ese momento. Evitame tener que lastimarte por pelotudo.

El sábado, la electricidad se negaba a volver a mi vida, con lo cual el contenido de mi heladera y freezer pasó a mejor vida.

Y no me venga con que “la sacaste barata”, “hay cosas peores”. Yo quiero mi vida de vuelta.  

Y así estamos, empezando a mirar un futuro en bondi por un tiempo indefinido. No sería tan grave, si no fuera porque una gran cantidad de mis afectos viven en plumas verdes, ahí nomás… a tres cuadras.

Novedades en su próxima cartelera de cine. Mientras tanto, les pido encarecidamente que eviten hacerse los graciosos conmigo. No garantizo que mis respuestas sean políticamente correctas…

8 comentarios:

Etienne dijo...

Lo rescatable de todo es que sos consciente de que debés iniciar una nueva vida. Mudate. Y de ser posible a una ciudad por encima de la cota de los 200 metros sobre el nivel del mar, por lo menos.
No necesitás el auto, meté todo arriba de un camión y rajá, ganás en calidad de vida y tranquilidad...
Suena a chiste pero no.

Nefertiti dijo...

Etienne: mi trabajo y mi familia están acá. Mis amigos están acá, y con mi característica antisociabilidad, no me imagino consiguiendo amigos nuevos. Me esperaría una vida mejor... sola... nop

Dany dijo...

Ud, lo anticipó, nada de hacernos los graciosos con los comentarios.
Vivi 9 años en Blanco Encalada entre Amenabar y Moldes, sin cochera.
Todo pasa. Un beso.

Nefertiti dijo...

Dany: las frases "todo pasa" y "ya va a llegar" me provocan violencia... tengo que decirselo. Estamos terminando el año pum para abajo... razón de más para excederme en el alcohol a consumir en estas fiestas.

Dany dijo...

Tiene razón esas frases me jodían también cuando ni el alcohol o el esconderme funcionaban. Pero a veces hay que dejarles una mínima luz para que pasen.
Un beso!

Diosa Danesa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diosa Danesa dijo...

Hace muuuuuuuuuuchos años,treinta y seis para ser exacta, me sucedió algo parecido. La diferencia consistió en que yo estaba dentro del auto cuando empezó a flotar y con un embarazo de unos 7 meses..... Afortunadamente, no iba sola. Nos limitamos a acercarlo a un poste y atarlo!!!! Lo fuimos a buscar también al día siguiente....

Nefertiti dijo...

Dany: acá es donde se inserta el comentario de "lo importante es que tengo salud y trabajo" jajajaja

Diosa: pero que lindo momento!!! Le faltaba empezar con el trabajo de parto en el auto y cantaba bingo!